¿Qué es la asertividad y cómo ser más asertivo?

La asertividad es una habilidad de comunicación vital que nos permite expresar nuestros pensamientos, sentimientos y necesidades de manera clara y respetuosa, tanto para nosotros mismos como para los demás. Aprender a ser más asertivo puede transformar nuestra vida, mejorando nuestras relaciones, incrementando nuestra autoestima y permitiéndonos vivir de manera más auténtica. Aquí te presento una guía completa para entender la asertividad y cómo puedes desarrollar esta habilidad esencial.

¿Para que sirve ser asertivo?

Ser asertivo te beneficia de múltiples maneras:

  • Mejora la comunicación: Facilita el entendimiento mutuo y reduce los malentendidos.
  • Fortalece las relaciones: Construye relaciones basadas en el respeto y la honestidad.
  • Aumenta la autoestima: Te sientes valorado y respetado cuando puedes expresarte libremente.
  • Reduce el estrés: Evita la acumulación de frustración y resentimiento.

5 factores o comportamientos que reducen la asertividad

  • Baja autoestima: No sentirse digno de expresar los propios deseos.
  • Efecto de ciertos estereotipos: Asumir roles que promueven la pasividad o agresividad.
  • Estrés o nerviosismo: La tensión puede llevar a respuestas extremas, pasivas o agresivas.
  • Tipo de personalidad: Creencias erróneas de que no se puede cambiar el modo de interactuar.
  • Experiencias anteriores: Aprender por imitación a no ser asertivos.

10 Claves para ser más asertivo

    infografía claves asertividad

    1. Reemplaza tus pensamientos negativos

    Comienza por cambiar los pensamientos que limitan tu capacidad de ser asertivo. Recuerda que tienes derecho a tus opiniones y necesidades.

      2. Entiende que nadie puede leer tu mente

      No esperes que los demás sepan lo que necesitas o quieres sin expresarlo claramente.

        3. Defiende tu verdad no la verdad

        Reconoce que tu perspectiva es válida, aunque no sea compartida por todos.

          4. Recuerda tu objetivo

          Mantén claro lo que quieres lograr con tu comunicación, sin desviarte por emociones momentáneas.

            5. Sé lo más concreto posible

            Define con precisión lo que deseas o necesitas para evitar malentendidos.

              6. Haz referencia a los hechos

              Concentra tu comunicación en hechos objetivos para evitar defensas y conflictos innecesarios.

                7. Buenos argumentos

                Explicar tus razones aumenta las posibilidades de que se respeten tus peticiones.

                  8. No culpabilices a otros

                  Centra tus mensajes en cómo te sientes y lo que piensas, evitando acusar o culpar.

                    9. Contagia tus emociones

                    Expresar tus emociones de manera honesta puede generar empatía y comprensión.

                      10. Reduce tu ansiedad con el lenguaje corporal

                      Adopta posturas que reflejen confianza y seguridad en ti mismo.

                        Las 4 etapas del mensaje asertivo perfecto

                        • Los hechos: Describe la situación objetivamente.
                        • Tus sentimientos: Comparte cómo te hace sentir esta situación.
                        • Las consecuencias: Explica qué sucede como resultado de esta situación.

                        • La solución: Propón una solución clara y concreta.

                        Practica la asertividad en tu día a día

                        Como cualquier otra habilidad, la asertividad requiere práctica. Comienza en situaciones de bajo riesgo y gradualmente enfréntate a situaciones más desafiantes. Con el tiempo, te sentirás más cómodo y seguro al expresarte asertivamente, lo que a su vez te ayudará a ser más resiliente.

                        ¿Y tú? ¿a que esperas para ser más asertivo?

                        Artículos relacionados: