Hormonas de la felicidad: concepto, beneficios y como activarlas

Para todos los que buscamos la fórmula secreta de la felicidad, es una alegría saber que existen las hormonas de la felicidad, y no solo eso, sino que, además podemos activarlas de forma natural en nuestro cuerpo.

Nuestra felicidad, estados de ánimo y equilibrio mental, tienen mucho que ver con la química. A continuación, vamos a explicarte con más detalle, todo sobre la hormona de la felicidad y cómo podemos aumentarla.

mujer sonriendo sentada en el suelo de un parque en pleno otoño

De una forma u otra el concepto de felicidad ha estado siempre en el centro de la filosofía, generando diferentes escuelas de pensamiento, intentando encontrar respuesta a esta pregunta.

Tradicionalmente, interpretamos como felicidad a las emociones positivas y la sensación de bienestar de forma subjetiva a nivel físico e intelectual.

Es cierto que nuestra felicidad depende en parte de la actitud que tenemos ante la vida y como interpretamos lo que nos sucede. No obstante, y adicionalmente a lo anterior, durante los últimos años la ciencia ha descubierto cuatro hormonas que están implicadas en este proceso: serotonina, endorfina, dopamina y oxitocina, también conocidas como hormonas de la felicidad.

Hormonas de la felicidad

Como ya hemos visto, existen cuatro químicos naturales en nuestro cuerpo que están asociados con el sentimiento de dicha, que comúnmente definimos como hormonas de la felicidad.

Aunque aparentemente todas cumplen con él mismo objetivo. Cada una de estas sustancias tiene una misión diferente. En este artículo vamos a aprender que función cumple cada una y como podemos activarlas:

Serotonina

La serotonina está directamente vinculada con la felicidad, se trata de un neurotransmisor que se sintetiza, entre otros lugares, en nuestro cerebro. Popularmente, se le ha asignado el nombre de la “hormona o el neurotransmisor de la felicidad”. El motivo es que la serotonina es la principal encargada de regular nuestro estado de ánimo, provocando las reacciones químicas necesarias para favorecer nuestro sentimiento de bienestar y satisfacción.

Además, este neurotransmisor, también ejerce un papel muy importante en el correcto funcionamiento intestinal.

Cómo podemos activar la serotonina:

  • Realizando una dieta variada y equilibrada, a ser posible rica en triptófano.
  • Realizar ejercicio físico es una forma excelente de facilitar el metabolismo y aumentar los niveles de serotonina.
  • Buscar el sol y la luz natural, la vitamina D ayuda a producir serotonina. Además, de estar presente en algunos alimentos, la vitamina D aumenta con la exposición a la luz del solar.

Por lo tanto, hacer ejercicio al aire libre o dar paseos por la naturaleza, van a ser los aliados perfectos, para sentirnos bien.

Endorfina

Las endorfinas son las encargadas de activar sensaciones como la plenitud o la euforia, durante y después del ejercicio. Conocidas también, como sustancias químicas del grupo de los llamados “opioides endógenos”, son segregadas por nuestro organismo y actúan como receptores en el cerebro, mediando en diferentes procesos que intervienen en la percepción del dolor, funcionando como un analgésico natural.

Cómo podemos activar las endorfinas:

  • Realizando actividad física de forma regular se activan los mayores niveles de endorfina, es por ello que muchas personas se vuelven adictas al deporte.

Dopamina

La dopamina es una molécula localizada en el Sistema Nervioso Autónomo (SNA). Sus principales funciones son las de generar sensación de placer, motivación, coordinación y aprendizaje, entre otras.

Cuando nuestro cerebro libera dopamina sentimos bienestar y relajación. A su vez, existen diversos estudios que señalan que la dopamina es fundamental para el aprendizaje, el recuerdo de la información y la memoria en general. Por otro lado, también existen hallazgos donde se apunta a una función motivacional de la misma.

Cómo podemos activar la dopamina:

  • El deporte y los paseos al aire libre también favorecen la creación de dopamina.
  • Actividades como la meditación.
  • Bailar o escuchar música.

Oxitocina

La oxitocina es un neuropéptido muy poderoso que se produce en el hipotálamo. Principalmente se le atribuyen las funciones de favorecer las contracciones uterinas, la producción de leche en las mamas de la mujer lactante. Y la de estimular la amígdala cerebral, directamente relacionada con emociones como la empatía, la generosidad y la confianza.

La oxitocina influye positivamente en nuestra capacidad para establecer relaciones sociales, generar vínculos o en nuestras relaciones sexuales. Por ello es conocida como la hormona del amor.

Algunos estudios relativamente recientes evidencian que, niveles de oxitocina más elevados se relacionan con mayores niveles de bienestar y felicidad.

Cómo podemos activar la oxitocina:

  • Contacto físico, es sabido el aumento de esta hormona en las relaciones sexuales. Pero no solo producimos oxitocina durante el contacto sexual. Los abrazos, caricias o masajes también promueven el aumento de los niveles de oxitocina.
  • Ejercicio físico, realizar actividades moderadas o suaves, como una caminata o bailar, son potentes generadores de oxitocina.
  • Escuchar música, esta sencilla acción nos hará disminuir el estrés y por otro lado nos ayudará a aumentar los niveles de oxitocina.
  • Sentirse apoyado y realizar escucha activa, cuando recibimos palabras de ánimo, aumenta nuestra producción de oxitocina. Por otro lado, saber escuchar de forma activa, también elevará nuestra sensación de bienestar, además de promover los niveles de la misma en nuestro cuerpo.
  • Meditación, meditar es una potente herramienta, que nos ayudará a disminuir el estrés, generando calma y bienestar.

Artículos relacionados: