Resiliencia: 10 hábitos para ser más fuerte emocionalmente

Ser resiliente es una de tus mejores armas para que nada ni nadie te detenga. Por eso, en este artículo quiero compartir contigo 10 hábitos que aumentarán tu resiliencia.

hombre en la cima de una montaña simbolizando la resiliencia

La resiliencia es la capacidad de superar la adversidad, de sobreponerte en los momentos difíciles de la vida y de salir fortalecidos, renovados, reforzados y con ganas de seguir adelante y lograr grandes cosas. En definitiva, de volverte una persona implacable, que no se detiene ante los desafíos. De ver los obstáculos como un aprendizaje que puedes usar para transformar y mejorar tu vida.

El poder de la resiliencia

un ave fénix simbolizando el poder de la resiliencia

No venimos al mundo con un manual de instrucciones. A lo largo la vida necesitarás sobreponerte a situaciones difíciles. Nadie está exento de atravesar desafíos en la vida.

Y aquí te voy a revelar un secreto muy importante. Cuanto más tesón, más ganas y más deseo pongas por alcanzar un sueño, más obstáculos aparecerán en el camino. La vida te reta, te pone a prueba para ver si lo deseas de verdad.

Muchas personas no cumplen sus sueños y se conforman con vivir vidas promedio creyendo que ese es su destino, pero lo cierto es que tu tienes siempre la capacidad de decidir y reescribir tu camino, el éxito esta detrás de tus desafíos.

Escribe esto en los comentarios: Mi grandeza como ser humano es proporcional a mi capacidad para superar obstáculos sin que estos me detengan.

No es tu estatura lo que te hace grande, no es tu coche, ni la ropa que vistes, ni siquiera lo que has estudiado. Es tu capacidad para seguir adelante, se te ponga lo que se te ponga delante.

Una de las cualidades que diferencian a las personas que han triunfado en la vida, es su perseverancia, su resiliencia, la persistencia hacía la consecución de sus sueños.

Es muy importante adquirir esta cualidad. Tanto si crees que eres fuerte o débil o de la clase de personas que se vienen abajo ante cualquier desafío, debes desarrollar esta cualidad todo lo posible.

10 hábitos para ser más resiliente

Trabajar en tu mente es muy importante, ante un mismo evento o circunstancia una persona consigue resultados y otra no.  Esto se debe a la actitud en un 90% y un 10% a las circunstancias. Cuando te propones algo, quieres lograrlo y aparece ante ti un obstáculo. No debes razonar si debes continuar o no, no debes valorar esta opción, no hay opciones, solo un camino, caminar hacia tus sueños.

Una persona resiliente es capaz de enfrentarse a obstáculos, amenazas y situaciones complicadas mostrando una gran entereza, sin sucumbir emocionalmente y sin caer en el victimismo.

A continuación vamos a ver 10 hábitos que te ayudarán a ser más fuerte emocionalmente:

brújula y guía para la resiliencia

1. No seas victimista

No existen situaciones desesperadas, sino personas que se desesperan ante sus situaciones. Personas que cuando la vida aprieta se derrumban. No se trata de la situación, se trata de nuestra interpretación de esta. Una persona poco resiliente percibe los desafíos de forma negativa, sintiendo que no tiene las herramientas necesarias para afrontarlos, lo que provoca que su miedo la bloquee, no pueda pensar con claridad y tenga una mayor rigidez mental. Para salir del victimismo debes evitar darle poder a las circunstancia, y tomar consciencia de que tu eres dueño de tu vida. Apunta todas tus creencias negativas en una columna y al lado reescribe creencias opuestas que te empoderen. Si practicas este ejercicio, notarás grandes beneficios en tu forma de pensar. Sólo preocúpate por aquello que puedes cambiar, del resto olvídate. Como decía el gran filósofo y emperador romano, Marco Aurelio.

 “Tu tienes el poder sobre tu mente, no los eventos externos. Entiende esto y encontrarás tu fuerza”

    2. No le des poder a los demás

    Jamás le des poder a los demás sobre tu vida, tus decisiones, tu forma de pensar o de sentir. No permitas que nadie tenga control sobre tu vida, siempre lo debes tener tú, nunca le entregues tu poder a los demás. Podrán opinar eso es casi inevitable, aunque también debes establecer límites, pero nunca, nunca, nunca podrán decidir por ti.

    Puede que a ti también te haya pasado y hayas tomado decisiones por complacer otros. Pero, uno de los mayores secretos del éxito está en no negociar tu vida, ni tus decisiones con nadie, solo te pertenecen a ti, con todas sus consecuencias. Si te equivocas que sea por tus propias decisiones. No hay nada más triste que equivocarte por hacer algo que tu no querías hacer empujado por los demás.

      3. Adaptarse a los cambios

      Ser resiliente implica adaptarse a los cambios. Debes ver los cambios como oportunidades para crecer. Estar en la zona del confort te aleja de ser una persona resiliente. Para ser resiliente debes estar cómodo en medio de la incomodidad. Debes exponerte gradualmente a aquello que te da miedo. Varios estudios demuestran que exponerse de forma reiterada ante lo que nos da miedo, nos termina insensibilizando de ello. Hay una gran frase que le escuche decir una vez a Tony Robbins que dice que “La calidad de tu vida es proporcional a la cantidad de incomodidad que eres capaz de soportar de forma cómoda”

        4. Inteligencia emocional

        Cuéntate otra historia, todos tenemos una voz interna que exagera nuestras vivencias. Cuando atravesamos por momentos difíciles esta voz tiende a intensificar los pensamientos negativos. Cuando tengas pensamientos negativos, cuestiónalos, no te los creas e intenta sustituirlos por creencias capacitadoras, que te empoderen. Debes de poner tu mente siempre a tu favor, una buena práctica, es llenar tu mente de pensamientos positivos en los momentos previos al sueño o al despertarte donde tu mente inconsciente es más sugestionable.

          5. No agradar a los demás

          Olvídate de agradar a los demás. Para tener éxito en la vida vas a tener que desagradar a

          muchos. Piensa que hagas lo que hagas siempre habrá alguien en contra, alguien que no este de acuerdo, que no te apoye, que quiera llevarte la contraria, que te envidie. Una vez le dije a un excompañero de trabajo, que estaba planteándome crear mi propia página web con mis obras de arte, y bueno que me encantaba todo él tema del desarrollo personal, la espiritualidad y también la ilustración, él diseño web y que tenía muchas ideas para desarrollar muchos de mis talentos e inquietudes. A lo que me contestó, que quien me creía que era yo, que cuales eran mis conocimientos. Bueno, en resumen, esta persona se retrató a sí misma, como una persona envidiosa y resentida, que no quiere ver como otros persiguen sus sueños. Si te sucede esto, debes entender que lo que te dice esa persona no tiene que ver contigo, tiene que ver con su frustración, ya que esa persona probablemente no tiene un propósito o si lo tiene no está haciendo nada para lograrlo.

            6. Cultiva la paciencia

            Nada que merezca la pena es fácil de lograr, integra esta idea en tu mente. Todo lo que merece la pena, requiere de esfuerzo y tesón. Es un camino que merece la pena recorrer y la paciencia será tu mejor aliada. Como ya sabrás, la paciencia es la madre de todas las ciencias.

              7. Aprende de los errores

              El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. La primera vez que te equivocas no es culpa tuya, la segunda ¡SÍ!

              Debes ver los errores como oportunidades para aprender. Un buen ejercicio es anotar errores que has cometido en el pasado que no quieres que se repitan y al lado que hubieras hecho para evitarlos o mejorar los resultados. Esto te permitirá la próxima vez actuar desde la sabiduría de quien ya se ha equivocado.

                8. Nunca abandones

                Nunca te rindas, no hay fracaso hasta que alguien abandona, no hay fracaso hasta que alguien deja las cosas a medias.

                El éxito se rinde ante las personas perseverantes. Jamás le des la espalda a tus sueños, jamás le des la espalda a tus metas. Ya sabes que la vida, el universo te pone a prueba, pero no para que abandones, sino para ver cuanto lo deseas, ten las agallas de no te rendirte.

                  9. No tengas miedo al fracaso

                  No tengas miedo a arriesgarte, si aplicas lo anterior y no te detienes, no existe el riesgo al fracaso, por que no vas a parar hasta lograrlo. Puede que tardes más o menos, pero nunca te rendirás. Y si nunca te rindes, no hay riesgo, cuando no te rindes no existe el fracaso, eliminas esa posibilidad porque sabes que antes o después lo conseguirás.

                    10. No vivas en el pasado

                    No mires atrás, no vivas en el pasado. Cuando comes de lo muerto lo haces revivir decía Jesús de Nazaret. Las personas y las circunstancias que quedaron en el pasado, son solo eso pasado, un recuerdo en nuestra mente. Puedes aprender grandes lecciones del pasado, pero vive en el presente y proyéctate hacia el futuro.

                      Artículos relacionados: